Día a día

Logro resistirlo todo, salvo la tentación. Oscar Wilde

jueves, 5 de mayo de 2016

¡Que recuerdos!




A mi adolescencia

Sabes, hoy me encontrado contigo
entre papeles dormidos
que alguien me devolvió.

Llevas sobre tus dieciséis años
un traje de tus hermanos
y el beso del rubor.

Fuiste lo más real de mi vida,
mi adolescencia suicida,
yo soy lo que quedó.
Pero eso dejémoslo, ya pasó
y ahora descansa.

Sabes, tus ojos no eran tan verdes
tarde o temprano se pierden
el brillo y el candor.

Sabes, no me han servido de nada
ni tus raíces cuadradas,
ni aquel despertador.

Nunca te pagaré lo bastante
que te pararas delante
de un viejo trovador.
Pero eso dejémoslo, ya pasó
y ahora descansa.

Sabes, fuiste un patán pendenciero
que se burlaba del miedo
y el miedo no se fue.

Sabes, tu cuerpo no era pecado
pero no pases cuidado
luego me lo cobre.

Mira yo no te culpo de nada
tu vida estaba marcada
por eso te maté.
Pero eso dejémoslo, ya pasó
y ahora descansa en paz.

miércoles, 13 de abril de 2016

Mis sensaciones


A veces, me llega con el viento, el eco lejano de risas de niños jugando felices, en la calle.
Otras, el olor de flores recién cortadas; sueños y retazos de historias pasadas, o tal ver por llegar.

A veces...

Sensaciones que conforman mi mundo. Esa vida que se va formando llena de imágenes, llena de fotografías de grandes y pequeños momentos de mi vida. Recuerdos de sueños, de vivencias, de a veces...

Momentos de dolor; esas lágrimas que escapan.  Las risas de Raúl; la fe, el regocijo, la amistad, las separaciones. Nacimientos; el dolor por una muerte. Canciones de amor. Mis libros; el mar, caracolas que me llaman; flores amarillas; la lluvia de aquella tarde, las hojas de otoño, la niebla. Lluvia y sol, la luna nueva de dos viernes en mi vida.

Mayo y Abril y Septiembre, con un pedacito de Julio, a veces…

lunes, 14 de marzo de 2016

El silencio...




“…Y en la desnuda luz yo vi
A diez mil personas, o tal vez más
Gente conversando sin hablar
Gente oyendo sin escuchar
Gente escribiendo canciones que nunca comparten las voces
Y nadie se atrevía
A romper el sonido del silencio”

sábado, 27 de febrero de 2016

Esos besos



Besos

Gabriela Mistral

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.
Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero...? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos... vibró un beso,
y qué viste después...? Sangre en mis labios.

Yo te enseñe a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

martes, 22 de diciembre de 2015

Otro año más




Sí, estamos en Navidad. Millones de luces no dejan que se nos olvide la época especial. El placer de la unión, la buena compañía, las comidas, los encuentros.

Escaparates rebosantes, abetos, belenes, adornos, música; todo está dispuesto. Lista de regalos especiales, pensados por y para las personas más queridas.

Pero...

En todo sueño hay un pero.

¿Pero… y los miles de refugiados tirados, deambulando por media Europa intentando llegar a ninguna parte. Intentando cruzar mares para llegar a un sueño casi imposible de alcanzar, jugándose la vida, lo único que les queda?

¿Pero... y todas las mujeres asesinadas por aquellos que decían que las amaban. De las vidas perdidas en los accidentes de automóvil, muchos de ellos imprudencias temerarias. Niños sufriendo el abuso de adultos, niños perdidos y no encontrados, niños vendidos, desaparecidos?

¿Pero… y las familias que saben de una bomba, de una bala en un ser querido; muertos por las creencias de fanáticos terroristas. Muertos en guerras absurdas por la supremacía de un país sobre otro. Muertos anónimos, muertos sin identificar?

No quiero que en estas fechas todos estos "Peros" se me olviden. Quiero recordar e intentar que el mundo no olvide a los desfavorecidos porque un día las tornas pueden cambiar y encontrarme en estas mismas circunstancias y me gustaría que al otro lado hubiera una mano amiga para apretar la mía. ¡Empatía!

Hoy es día de recuerdos, porque estas fechas están hechas de todo esto: de tristeza y alegría, como la vida misma ¿verdad?

Recordar a la familia y a los amigos perdidos por el camino de la vida; a todos los que pensé amigos y no lo fueron; para los que me pensaron amiga y les fallé; a los que pude hacer daño sin querer, ni saber que hacía daño.

“La esperanza es un árbol en flor que se balancea dulcemente al soplo de las ilusiones. Severo Catalina”


martes, 27 de octubre de 2015

Estados de ánimo


Estados de ánimo

Vinicius de Moraes

A veces me siento como un águila en el aire ...
(A propósito de una canción de de Pablo Milanés )

Unas veces me siento
como pobre colina,
y otras como montaña
de cumbres repetidas,
unas veces me siento
como un acantilado,
y en otras como un cielo
azul pero lejano,
a veces uno es
manantial entre rocas,
y otras veces un árbol
con las últimas hojas,
pero hoy me siento apenas
como laguna insomne,
con un embarcadero
ya sin embarcaciones,
una laguna verde
inmóvil y paciente
conforme con sus algas
sus musgos y sus peces,
sereno en mi confianza
confiando en que una tarde,
te acerques y te mires.
te mires al mirarme.