Día a día

Todos los triunfos nacen cuando nos atrevemos a comenzar. F. Eugene Ware

miércoles, 6 de junio de 2018

A Federico


"...Llena pues de palabras mi locura
o déjame vivir en mi serena
noche del alma para siempre oscura"




martes, 20 de febrero de 2018

Justicia Social



La Asamblea General de las Naciones Unidas instituyó el 20 de febrero como el Día de la Justicia Social, con el objetivo de valorar los esfuerzos de las sociedades en la lucha contra la pobreza y el desempleo, la discriminación y la desigualdad social. Pero también para reconocer que todas las personas —ciudadanos, trabajadores, empresarios y gobernantes— tenemos el urgente compromiso de construir un modelo económico y social, basado en principios de justicia, igualdad y sostenibilidad ambiental.

Esa sociedad más justa se respalda en tres pilares. Primero, un crecimiento económico que fomente la transformación tecnológica, la inversión privada y el pleno empleo, con salarios que garanticen el bienestar de todos los hogares y una mejor distribución de la riqueza. Otro elemento vital es la protección del ambiente natural y el derecho de las comunidades a decidir qué hacer con los recursos naturales.

El segundo pilar está relacionado con la construcción de la igualdad, lo que se puede lograr, en buena medida, protegiendo, garantizando y promoviendo los derechos individuales y colectivos. Esto significa la provisión universal de bienes y servicios públicos con pertinencia, tales como la salud y el saneamiento ambiental, la educación, la seguridad social, la vivienda y la justicia; pero también requiere la puesta en marcha de políticas económicas y sociales que garanticen el empleo, la igualdad de género, étnica y de territorio, la participación política, la libertad de pensamiento, de expresión y de culto.

El tercer pilar está relacionado con el mantenimiento de una administración pública efectiva. Esto significa, instituciones públicas laicas y democráticas que cumplan su misión en función del bienestar social y de su mandato constitucional y, como consecuencia, diseñan, planifican, ejecutan, evalúan y rinden cuentas para y con los ciudadanos. Garantizar este pilar requiere un servicio civil profesionalizado e independiente de los cambios de gobierno; así como de partidos políticos que representen la voz de los ciudadanos, sin financiamiento ilegítimo, que cuenten con personas probas y aptas para gobernar, y con planes de gobierno técnicos, sustentados en metas, resultados medibles y un plan fiscal que los concrete. Otro elemento importante lo constituyen las instituciones de justicia, de regulación económica, la controlaría y la administración de las finanzas públicas. Si estos organismos del Estado fallan o están capturados por intereses particulares, se debilita la gobernabilidad democrática y se pierden los equilibrios políticos que consiguen concretar la justicia social.


Parte del texto publicado, hoy, por Jonathan Menkos Zeissig en Prensa Libre (Guatemala)

viernes, 12 de enero de 2018

Cansancio



Cansancio por este año que se ha ido.

No a nivel personal, que sí, que ha podido ser un poquito triste. Siempre te acuerdas, con más insistencia según pasan los años y te vas haciendo “mayor”, de las personas que no están a tu lado; de aquellos seres que han dejado mi vida, nuestra vida y ha emprendido otro camino.

Pero estoy cansada del ser humano, ¿hacia dónde se dirige esta humanidad?

En esta época conflictiva de guerras sin cuartel, de niños perdidos y muertos en fronteras no tan lejanas; de mujeres maltratas en todos los sentidos y asesinadas en nombre… ¿de qué?

De políticos arribistas que les da igual enviar a todo un país a la ruina solo por su afán de poder y protagonismo. De la cobardía de los que, escudados en el anonimato de las redes, jalean la violencia, la desigualdad, el escarnio, el insulto fácil.

De corruptos, de malvados, de asesinos, de violadores. De jueces y abogados vendidos. De la justicia para “ricos y poderosos”.  De ciudadanos de primera y de segunda clase.

Las luchas pasadas no sirven. La justicia lograda no sirve. La convivencia en paz no sirve. Los valores adquiridos no sirven.

Regalos imposibles:

Lealtad
Honor
Honradez
Compasión
Justicia
Sinceridad
Empatía
Deber
Coraje
Benevolencia
Honestidad
Respeto