Día a día

Parte de la curación está en la voluntad de sanar. Lucio Anneo Séneca

domingo, 13 de noviembre de 2016

Soy otoño



Soy total y definitivamente otoño. Es mi estación preferida. Los cambios, el olor, el color, la luz me fascina de esta estación.

Soy otoño.

Soy Otoño, Eres Primavera
Abdul R. Memom (Pakistán, 1979)
Soy otoño que escucha los susurros
de primavera en que nacen las flores
de multicolores como el arco iris en
la brizna, donde hay el sol y las caricias
de mariposas. Soy otoño en que caen
las hojas nacidas de primavera, están
llenos de matices como la vida, atrapados
en la blanca nieve, como tu cuerpo que husmeo
en la frescura del aire, como que estás tocándome 
con tus yemas blancas para dejar el otoño enamorado de la primavera,
como yo de ti, amada mía. Porque soy otoño, eres primavera.

lunes, 17 de octubre de 2016

Regalos

Regálame un beso para esta noche, por si me cuesta dormir.

Que sea dulce, por si hace frío y no estás conmigo.

Que sea valiente, por si acaso.

Envuélvelo como quieras: con palabras o caricias, con una mirada o un rubor a juego con este lazo rojo que desato.

Regálame un beso que no se gaste, que pueda guardar en los bolsillos y tocarlo con los dedos mientras paso una tarde de invierno.

Un beso que sea un cuento de princesas con final abierto, que me rescate de desiertos y naufragios, que me lleve lejos y me llegue al corazón, que me dé las buenas noches y me despierte sin que se rompa lo que sueño.




"Regálame un beso" de  Editorial Lumen
David Aceituno, textos
Roger Olmos, Ilustraciones

jueves, 5 de mayo de 2016

¡Que recuerdos!




A mi adolescencia

Sabes, hoy me encontrado contigo
entre papeles dormidos
que alguien me devolvió.

Llevas sobre tus dieciséis años
un traje de tus hermanos
y el beso del rubor.

Fuiste lo más real de mi vida,
mi adolescencia suicida,
yo soy lo que quedó.
Pero eso dejémoslo, ya pasó
y ahora descansa.

Sabes, tus ojos no eran tan verdes
tarde o temprano se pierden
el brillo y el candor.

Sabes, no me han servido de nada
ni tus raíces cuadradas,
ni aquel despertador.

Nunca te pagaré lo bastante
que te pararas delante
de un viejo trovador.
Pero eso dejémoslo, ya pasó
y ahora descansa.

Sabes, fuiste un patán pendenciero
que se burlaba del miedo
y el miedo no se fue.

Sabes, tu cuerpo no era pecado
pero no pases cuidado
luego me lo cobre.

Mira yo no te culpo de nada
tu vida estaba marcada
por eso te maté.
Pero eso dejémoslo, ya pasó
y ahora descansa en paz.

miércoles, 13 de abril de 2016

Mis sensaciones


A veces, me llega con el viento, el eco lejano de risas de niños jugando felices, en la calle.
Otras, el olor de flores recién cortadas; sueños y retazos de historias pasadas, o tal ver por llegar.

A veces...

Sensaciones que conforman mi mundo. Esa vida que se va formando llena de imágenes, llena de fotografías de grandes y pequeños momentos de mi vida. Recuerdos de sueños, de vivencias, de a veces...

Momentos de dolor; esas lágrimas que escapan.  Las risas de Raúl; la fe, el regocijo, la amistad, las separaciones. Nacimientos; el dolor por una muerte. Canciones de amor. Mis libros; el mar, caracolas que me llaman; flores amarillas; la lluvia de aquella tarde, las hojas de otoño, la niebla. Lluvia y sol, la luna nueva de dos viernes en mi vida.

Mayo y Abril y Septiembre, con un pedacito de Julio, a veces…

lunes, 14 de marzo de 2016

El silencio...




“…Y en la desnuda luz yo vi
A diez mil personas, o tal vez más
Gente conversando sin hablar
Gente oyendo sin escuchar
Gente escribiendo canciones que nunca comparten las voces
Y nadie se atrevía
A romper el sonido del silencio”

sábado, 27 de febrero de 2016

Esos besos



Besos

Gabriela Mistral

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.
Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero...? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos... vibró un beso,
y qué viste después...? Sangre en mis labios.

Yo te enseñe a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.